Maskné: qué es y cómo evitarlo

 

El maskné se ha convertido en una palabra que ya está en boca de todos. Desde el pasado mes de marzo, nuestra vida ha cambiado por completo. Hemos tenido que repensar muchas de nuestras ideas preconcebidas y adaptarnos a un contexto totalmente nuevo. En esta nueva tesitura entran en juego las mascarillas. Tan engorrosas como importantes en los tiempos que corren.

En Vera & the birds queremos echarte una mano si también has googleado hasta la saciedad el término maskné. No estás sola. A continuación, trataremos de aportar un poquito de luz a esta senda tan poco iluminada. ¿Por qué aparece el maskné? ¿Qué podemos hacer al respecto? ¡Toma papel y boli que empezamos!

¿Cómo y por qué aparece el maskné?

Humedad y calor. Estos son los dos factores más importantes para la proliferación y nacimiento del temido maskné. Llevar una mascarilla en el rostro durante equis tiempo altera el equilibrio natural de tu piel. ¿Por qué? Esta crea un ambiente cálido y húmedo, debido a nuestra respiración y el roce constante con ella. Las bacterias acuden presurosas a su llamada y el resto, como dirían, es historia (o maskné).

El panorama parece desolador, pero hemos reunido a unos cuantos aliados para esta difícil batalla. En el mundo de la cosmética existen múltiples activos que pueden ayudar a mejorar la situación por las que está pasando tu piel. Nosotras ya nos hemos puedo manos a la obra y por fin tenemos en nuestras manos cuáles son nuestros grandes compañeros en esta laboriosa odisea.

 

La clave está en los activos

Lo que la naturaleza te da, la naturaleza te quita y de la misma forma que nos trae, sin comerlo ni beberlo, al maskné también nos regala efectivos activos que ayudarán a mejorar el aspecto de nuestra piel.

Ácido salicílico de origen natural

Extraído de la corteza de los sauces blancos, este maravilloso activo es conocido por ser la alternativa natural al sonoro ácido salicílico. Este disuelve los enlaces que unen las células muertas y trata y corrige imperfecciones. Escoger productos con este activo será una excelente elección para llevar a cabo una rutina facial enfocada a minimizar los estragos del maskné. Puedes encontrar este ingrediente en nuestro famoso Botanical Nude Tonic, un tónico con activos exfoliantes e hidratantes que se ha ganado un hueco en nuestro podio de best sellers.

 

Carbón activo, un clásico en la limpieza profunda

El carbón activo lo obtenemos a partir del carbón de la cáscara de coco, la corteza de almendras, nueves y otras maderas. Este es uno de nuestros activos favoritos, ya que actúa absorbiendo las impurezas y toxinas adheridas a tu rostro. Es un ingrediente excelente para ayudar a eliminar puntos negros y espinillas, así que ¿cómo no íbamos a incluirlo en nuestra lista? Enamórate de este increíble activo gracias a nuestro Active Charcoal Facial Soap. Una limpieza facial efectiva ayudará a mejorar el aspecto de nuestra piel (con o sin acné). ¡Compleméntala con nuestra mascarilla purificante con carbón activo y salvia!

 

Bakuchiol, tu as en la manga

El acné no solo trae acné. También supone marquitas en el rostro, tono desigual en la piel y otro tipo de características que conforman una piel con imperfecciones. El bakuchiol es un innovador y eficaz ingrediente, proveniente de la semilla del babchi. Está demostrado que el bakuchiol tiene los mismos efectos positivos que el retinol. ¿La mayor diferencia? El bakuchiol tiene una mayo tolerabilidad cutánea.

Es perfecto para pieles sensibles o irritadas por el uso de la mascarilla. Este activo previene la aparición de granitos y espinillas. Ahora ya sabes por qué se incluye en esta lista, ¿verdad?

Puedes encontrar en nuestro Sérum Perfeccionador con 1% bakuchiol a un gran aliado que ayudará a mejorar las imperfecciones de tu rostro debido al maskné. 

 

Tips finales para mejorar el estado de tu piel

  • Cambia tu mascarilla con frecuencia. Debes pensar que la mascarilla quirúrgica está en constante contacto con tu piel. Cámbiala o lávala con asiduidad para mantener un rostro bien limpio
  • Sé constante con tu rutina facial. Roma no se hizo en un día y todo lleva su tiempo, pero todo caerá en saco roto si no somos constantes.
  • No te toques la cara. Parece un consejo muy obvio, pero es más importante de lo que parece. ¡No lo hagas!

Ahora ya tienes toda la información que necesitas para minimizar los efectos del súper temido maskné. Hazte con activos que cuiden tu piel y contribuyan a que luzcas un rostro con el mínimo de imperfecciones, ¡incluso con mascarilla!

¿Te ha gustado este artículo? ¡Suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de todo y recibir información tan genial como esta!

Dejar un comentario

Todos los comentarios serán revisados antes de ser publicados.