Jabón natural: beneficios y cómo funciona

Frotamos la pastilla con un poco de agua y emerge una espuma sugerente, que envuelve nuestra piel dejándola impoluta y cuidada. El gesto de lavarnos con jabón es simple, práctico, eficaz y no genera residuos. Por eso sabíamos que teníamos que volver a traer cuanto antes nuestros jabones. Porque como muchas sabéis, ya tuvimos jabones en nuestro catálogo. Y desde hacía meses hemos estado trabajado incansablemente para que pudierais disfrutar de una línea de productos sólidos más amplia, más sensorial y con activos más interesantes para vuestra piel.

Arcilla rosa y blanca, oliva, coco, carbón activado, aceite esencial de pomelo. Hemos reunido pequeñas perlas de la naturaleza y las hemos incluido en estas cuatro pastillas de jabón para cara y cuerpo que ya están disponibles para que los disfrutes. Todos son jabones que limpian en profundidad, formulados para eliminar de manera respetuosa y eficaz residuos y gérmenes. Pero cada uno tiene algún elemento que le hace especial y diferencia del otro.

¿Cuál es el tuyo?

Active Charcoal Facial Soap - Una pastilla que combina barros del Mar Muerto y carbón activado para limpiar en profundidad, perfecta para pieles grasas o mixtas.

White & Pink Clay Facial Soap - Las pieles mixtas o secas adorarán este suave jabón de arcilla blanca y rosa, glicerina, coco y aceite de oliva.

Orange Blossom Soap - Pastilla para el cuidado de cuerpo y manos con suaves pétalos de azahar.

Pink Grapefruit Soap - Limpia cuerpo y manos de manera natural con el energizante aroma del pomelo.

Bueno para ti y bueno para el planeta

Nuestra colección de cosmética sólida es una vuelta a lo esencial, a ese gesto sencillo que lleva milenios acompañándonos. Su formato sólido hace que lleve apenas packaging, lo que permite reducir drásticamente la generación de residuos

El envoltorio que protege nuestros jabones es el mínimo indispensable y va en la línea #zerowaste. La primera envoltura en contacto con la pastilla está realizada con PLA, un polímero biodegradable que se origina a partir de recursos renovables 100%, como son maíz, remolacha, trigo y otros productos ricos en almidón. El papel exterior, en el cual están plasmado las preciosas ilustraciones, es 100% reciclado. Las tintas empleadas, son como en el resto de nuestros productos, de baja migración.

Comenzamos lanzando cuatro pastillas de jabón pero nuestra intención es que esto sea solo el comienzo de todo un catálogo de productos ‘cero residuo’, que irá creciendo y creciendo en los próximos meses. 

¿Cómo funciona el jabón?

El jabón sólido es el método de limpieza más antiguo que existe. Su funcionamiento es muy sencillo. Cada molécula de jabón contiene una parte hidrófila (a la que le encanta el agua) e hidrófoba (que repele el agua). La parte hidrófoba atrapa el aceite presente en la piel y la parte hidrófila se une al agua, de manera que el aceite (junto a la suciedad) queda ‘atrapado’ o ‘suspendido en el agua’ y puede ser fácilmente eliminado al enjuagarnos.

¿Qué es el pH y cuál es el PH de nuestra piel?

La escala de pH tiene un rango de 0 a 14. Un pH neutro tendría un valor de 7, incluso se considerarían neutros aquellos valores cercanos al mismo. Partiendo de ahí, los valores que nos encontremos inferiores a 7 se considerarían ácidos (pH<7 hasta pH=0). En cambio, los valores que nos encontremos superiores a 7 se considerarían alcalinos o básicos (pH>7 hasta pH=14).

Nuestra piel tiene un pH ligeramente ácido, suele variar entre un 4,5-5,9. En hombres es ligeramente más ácido, 4,8 y el de las mujeres 5. El pH también varía entre las zonas del cuerpo en las que se mida. Por ejemplo: es más ácido en las axilas y entre los dedos. 

El pH de la piel lo produce una capa existente entre la epidermis y la dermis que se denomina hipodermis. Esta capa, hipodermis, es la encargada de lubricar la piel y protegerla de agentes externos como las bacterias.

¿Qué pH tiene el jabón?

Nuestras pastillas de jabón se producen de manera artesanal con un proceso tradicional de saponificación de aceites vegetales. Mediante este proceso se generan las sales de los ácidos grasos del aceite. Por ejemplo, las sales obtenidas por saponificación del aceite de coco generan una espuma increíble y gran poder de limpieza, mientras que las sales producidas por saponificación del aceite de oliva generan menos espuma pero tienen un carácter muy emoliente y suave para la piel.

En este proceso de saponificación también se obtiene glicerina vegetal que es un humectante y suavizante ideal que ayuda a dispersar las sales por la superficie de la piel. 

Sin embargo, un jabón cosmético sólido, al ser elaborado mediante este proceso tradicional, es siempre un jabón alcalino con un valor aproximado a pH=9. 

¿Qué beneficios me aporta un jabón alcalino?

Un jabón naturalmente con su PH ligeramente alcalino se puede considerar el producto de limpieza más antiguo para evitar enfermedades y contagios, así como para cuidar y mantener más sana y bonita la piel. A día de hoy, existen muchas culturas que no lo sustituirían, ni sustituirán, por otro producto de higiene diferente. Un cosmético de higiene con pH ligeramente alcalino ayudará a limpiar en mayor profundidad, y mejorar el aspecto de poros puesto que la limpieza será más profunda.

Al estar formulados con una base de ingredientes nutritivos como aceite de oliva y coco, la piel tras la limpieza se reajusta y recupera su pH pocos minutos después de su uso, sin notar ninguna sensación de tirantez ni molestia.

Dejar un comentario

Todos los comentarios serán revisados antes de ser publicados.