Tal vez solo necesite pintar


Han sido muchas semanas de darle vueltas al coco para convertir mi pasión en un modelo de negocio viable. Atenta a los blogs de marketing, con el olfato a flor de piel por si surgía cualquier oportunidad de negocio, imaginando, debatiendo con Diego, con amigos. Porque pintar es guay pero si no lo haces rentable acabas comiéndote los pinceles. Hay que traer comida al plato ¿no?

En todas estas semanas (o quizás sea mas sincero decir meses) he avanzado, claro que sí, pero también me he dispersado. Tengo varias posibilidades sobre el escritorio, cada una con cien variantes y el problema de esto es que ahora me cuesta centrar el tiro, concretar. 

Uno de mis problemas es también una virtud: provengo del mundo del marketing, siempre he vendido productos, ya fueran libros o gafas de sol, y ese punto de vista marketiniano es el que me hace querer también crear marca, hacer todo el branding, llevar las redes sociales, hacer la foto de producto, diseñar la estrategia de relaciones públicas, llevar la publicidad. Y todo no se puede, cariños míos.

Quizás deba simplificar al máximo, dejarme de grandes planes con mil sub-planes distintos y centrarme en lo que de verdad puedo y debo hacer. Quizás solo necesite pintar.


Leave a comment


Please note, comments must be approved before they are published