Blog de Vera & the Birds — mis sentimientos RSS



Sobre el amor que todo lo cura

Esto no es un post de San Valentín, pero es un post sobre el amor, el amor que todo lo puede y que todo lo cura. Tal día como hoy hace tres años enterré a mi madre. Tal día como hoy hace un año enterré a mi padre. Mientras las parejas se hacían ojitos en los restaurantes, mi mundo tal y como lo conocía se desmoronaba. En dos ocasiones. Y la segunda con una brutalidad que nunca imaginé. No escribo como ejercicio de autocompasión, ni para ganar lectores. De hecho me esta costando horrores escribir algo tan íntimo sabiendo que lo voy a publicar. Lo escribo porque necesito compartirlo con vosotras. Lo escribo porque estos últimos años he aprendido sobre mi...

Leer más



Por qué debes seguir llevando una flor en la cabeza

  La flor roja que llevo en el pelo me la compré en Londres hace diez años. Durante mucho tiempo me la ponía todo el tiempo, incluso para ir a trabajar. Poco a poco, conforme pasaban los años, la fui arrinconando: demasiado infantil, demasiado vistosa ¿Quién me creo que soy? ¿una quinceañera? Casi sin darme cuenta mi estilo a la hora de vestir, de maquillarme se ha ido conteniendo, moderando según los patrones de lo que debe ser.  Una mujer hecha y derecha no debe llevar ciertas cosas ¿Calcetas? Venga por favor, que no eres Pipilastrum ¿sombra de ojos azul? Tus años de Liza Minelli pasaron, querida. Manera de vestir que formaban parte de lo que yo era, de cómo...

Leer más



Mi secreto para recomponer un corazón herido

Hace poco descubrí que los japoneses, cuando una pieza de cerámica se rompe, no la tiran ni la pegan: la reparan con una resina mezclada con oro, poniendo de manifiesto la herida de la pieza. Esta técnica  se llama Kintsugi (literalmente “reparación en oro”) y en vez de ocultar las grietas, las ensalza mediante oro. De esta manera, el objeto es aun más bello por haber sufrido y haberse curado, por haberse crecido ante las adversidades. El valor de las piezas tratadas mediante este arte pueden ser muchísimo más elevado que el original, pues los japoneses entienden que un objeto es más bello por haber sido capaz de recuperarse. Lo más bello del Kintsugi es que es una metáfora del alma...

Leer más