Nueva colección de joyería cerámica


ceramic jewellery

La nueva colección de joyería cerámica está inspirada en la naturaleza durante los meses de otoño e invierno. Esa fuerza latente y poderosa que tiñe las hojas de los árboles de amarillo y carga las nubes del cielo.

 

La colección

Predominan los colores intensos e invernales como el amarillo mostaza o un berenjena jaspeado con motas verdes y azules bellísimo; éstos aparecen combinados con suaves tonos pastel como el rosa empolvado o el azul bebé. No puede faltar el blanco, el blanco puro de la nieve perpetua que cubre las montañas o de las nubes que encapotan el cielo. La paleta cierra su circulo de equilibrio con sutiles toques de oro puro.

Todas las piezas van montadas en cadenas de metal bañadas en oro de 24 quilates. Las cuentas están ensartadas en gargantillas chapadas en oro y los colgantes van montados en una cadena también chapada en oro y además recubierta por un lacado especial que hace que la chapa sea mucho más duradera.

Cada pieza es modelada, lijada, esmaltada y cocida a mano. Es un proceso muy trabajoso al que dedicamos mucho tiempo y amor (Si os interesa, más adelante haré un post sobre el proceso de creación)

Conoce la Nueva colección cerámica

ceramic jewelry

 

El shooting

La modelo de mis fotos es Luisa Martí, amiga y directora creativa de La Ballena Imantada. Para esta colección tan invernal necesitaba una modelo que casara con ella, por lo que Luisa vino enseguida a mi mente, ¡era la belleza que buscaba! tan pálida y rubia, con esos ojos enormes y profundos. Ella encarnaba el misterio del invierno y se convertía en el mejor lienzo para mis joyas. Luisa, que es un amor, accedió encantada y yo más contenta que unas pascuas.

La fotografía de la sesión corrió a cargo de Laura Gómez Photography. Si no la conocéis, deberíais correr ¡ya! a su perfil de Instagram. Laura consigue trasladarte de inmediato a un universo suave y onírico, lleno de formas orgánicas y tonos pastel. Laura supo captar como nadie el espíritu de mis joyas y obrar la magia.

 

ceramic jewellery

 

Pasado, presente y futuro

No iba a volver a hacer joyería cerámica. Es un proceso largo, costoso y caro. Y con mucho riesgo: las piezas se rompen o estropean fácilmente. Un 30% de la producción como poco nunca verá la luz.

Pero algo me hizo cambiar de idea. La belleza. No quiero ser pretenciosa, ni que mis palabras suenen rimbombantes, pero mis creaciones tienen que cumplir con dos requisitos:

  1. Tienen que ser bellas
  2. Tienen que tener alma

Y hay pocas cosas tan bellas como las piezas recién salidas del horno. Lo que entró siendo poco más que un pedrolo repintado emerge cual ave fénix convertida en una esfera brillante y luminosa, bañada en un color intenso y cristalino. Es la magia del barro. Sabes cómo entra al horno pero nunca como sale. Y eso genera una emoción adictiva. Así que tuve que repetir. 

No sé si me saldrá rentable. No sé si volveré a elaborar una colección de joyería cerámica. Lo que si sé es que he sentido mariposas volar en el estómago y eso es imposible de olvidar.

 

Conoce la Nueva colección cerámica


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados