Cómo usar la acuarela para encontrar la inspiración


musas

Medianoche. Luces apagadas, silencio y el sueño me empieza a invadir. Justo entonces comienzan a desfilar en mi mente combinaciones de colores increíbles, de esas que por supuestísimo no me salen ni a la de tres cuando estoy 100% despierta. Emocionada con la revelación, estoy tentada a levantarme de la cama, ir al estudio y plasmar esos colores, agarrar esa composición alucinante y no dejarla ir jamás. Pero no ocurre nunca. La pereza vence y me duermo como un tronco, así que esos colores conforme vinieron se van.

Ah, esas musas escurridizas como babosas de pantano. ¿Os pasa algo parecido? ¿la inspiración viene y se va de manera caprichosa? No es algo que ocurra al azar. Podemos creer que la naturaleza es caprichosa o que es una especie de Ley de Murphy (¿por que demonios soy creativo cuando me relajo?) pero no es así. Ni por asomo. En muchas ocasiones, cuando no pensamos y nos dejamos llevar, es cuando nos invaden las ideas, cuando damos en el clavo. 


Momento Eureka en el baño

¿Cuantas veces has tenido un momento Eureka en las situaciones mas insospechadas? ¡en la taza del wáter incluso! Esto último es un clásico. Grandes cosas ocurren con nuestro amigo inodoro. Pero ese es un berenjenal en el que no me voy a meter, de momento. Sigamos con Eureka moments. Incluso el origen de esta palabra nos da la razón. Las buenas ideas, las soluciones vienen a nosotros cuando menos lo esperamos.

Cuenta la leyenda que Arquímedes andaba loco intentando demostrar cual era la masa y el volumen de una corona de oro. Como no podía fundirla (menudo sacrilegio) no encontraba la manera de medirla. Decidió tomar una baño para relajarse y justo cuando entró en la bañera se dio cuenta que el agua se desplazaba al tiempo que él entraba en la bañera. Había dado con la solución al problema. Loco de contento, salió corriendo de la bañera (desnudo como un bebé, al parecer) y empezó a correr por las calles gritando “Eureka, Eureka!” que en griego viene a ser “Lo conseguí”.

De ahí la importancia de relajarse y no pensar. De dejarse llevar por la suave marea de los no-pensamientos. Y convertirlo en un hábito, en una manera de vivir. Debemos encontrar esa actividad o ese momento que nos permita poner en orden nuestras ideas sin que sepamos que estemos poniendo en orden nuestras ideas, simplemente dejándonos fluir. Muchas de nosotras lo conseguimos a través del deporte. Otras dándose un largo baño. Otras meditando, o leyendo. Y otras pintando. 

 

La importancia de dejarse llevar

Hoy te propongo un ejercicio para que practiques el no-pensar a través de la pintura ágil o como le dicen en ingles “loose painting”. De hecho, es una de las razones por las que creé el Libro de colorear de Vera and the Birds: para que nos dejemos llevar, para que desconectemos unos minutos al día. Para que no nos juzguemos y solo fluyamos

Cosas a tener en cuenta si de verdad quieres relajarte:

  • Pasa de pensar. Por no pensar, no pienses ni que colores vas a utilizar. No te preocupes, saldrán solos. Toda esta verborrea mental que surge cuando tomas decisiones entorpece tu momento de fluir.
  • No te juzgues. Ni se te ocurra pensar: “esto no me va a salir ni de coña” “Menudo bodrio se avecina”. Tampoco pongas en entredicho las pequeñas decisiones que vas tomando durante el proceso, como por ejemplo que el azul cobalto que acabas de poner no pega ni con cola con el fucsia de antes. Ni mucho menos cuando presuntamente te equivoques: visualiza el error y continua pintando. Los juicios solo nublan el proceso y suman negatividad.
  • Prepara todos los materiales de antemano y tenlos a tu alcance. Así no se te romperá el flow creativo cuando te des cuenta de que te has olvidado coger papel absorbente y tengas que correr a la cocina.

Agarra tu libro de colorear, tus acuarelas y tus pinceles (no hace falta que sena profesionales, hay marcas de niños incluso que funcionan super bien). También necesitarás una paleta para mezclar colores, un tarro o dos con agua limpia y un trozo de papel de cocina para secar los pinceles ¿Lista? Bien, pues dale al play!

En el video no verás una gran ilustración, ni técnicas de profesional. Solo una chica normal haciendo su momento de meditación particular. ¿Te unes?

PD 1 Si no tienes nociones de acuarela ¡no pasa nada! se trata de pasar un rato contigo misma. Si aun así, te gustaría al menos tener las nociones básicas, puedes ver estos videos de mi canal de Youtube donde te indico por donde empezar.

PD 2 Cuando acabes tu momento de desconexión me encantará ver el resultado en redes. Puedes etiquetar tu obra con el hashtag  #modooffveraandthebirds


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados