Cómo hacer tus propios sellos con goma de borrar


Siempre he pensado que hacer sellos era algo complicadísimo, que los materiales para hacerte con un kit de linograbado eran incosteables y que la naturaleza te tenía que haber dotado de una destreza y paciencia infinitas. Pues bien, no podía estar más equivocada. Hacer tus propios sellos es muy sencillo, sobre todo si usas goma de borrar en lugar de caucho, y esto me lo mostró el blog de mi admirada Geninne, una artista afincada en Santa Fe.

En el siguiente tutorial os enseño cómo hacer sellos con goma de borrar. Es bastante explícito pero por si acaso lo he acompañado de la explicación que encontrarás más abajo. Por cierto, pido disculpas porque al principio el video está un peli desenfadado :-P

Para hacer tus propios sellos de manera rápida y barata solo necesitarás los siguientes elementos:

  • Un kit de linograbado. No tiene por que ser caro, en Amazon los venden muy baratos y funcionan a la perfección. Normalmente están pensados para cortar linóleo o incluso madera, por lo que para tallar goma de borrar son más que suficientes.
  • Goma de borrar de buena calidad. Es indispensable que sea de buena calidad (por ejemplo la marca Staedler), sino se te desmigajará en cuanto empieces a tallar la pieza. Compra varias, de distintos tamaños, para ir probando. A mi personalmente me gustan grandes, para hacer sellos más bien grandecitos. Para este video he usado una goma de las pequeñas que llevábamos al cole, que es más sencilla de trabajar.
  • Papel y lápiz
  • Tinta a tu gusto

Una vez tengas todo lo necesario y sepas exactamente qué vas a dibujar, podemos empezar a divertirnos.

Pasos a seguir

  1. Primero vamos a hacer el dibujo a lápiz en papel. Coge el folio y mídelo con la goma de borrar para que tengas claro el espacio que ocupará el dibujo. Realiza el dibujo con el lápiz, marcándolo bien.
  2. Ahora coge la goma. Sitúa el dibujo exactamente encima de la goma de borrar. Debe estar boca abajo, es decir, el grafito del lápiz debe estar en contacto con la goma. Coge algo duro y romo, como pro ejemplo el extremo del lápiz y suavemente comienza a frotar el dibujo contra la goma, para que el grafito se vaya transfiriendo.
  3. Una vez tengamos el dibujo transferido al borrador elegimos el cabezal adecuado de nuestro kit de linograbado y comenzamos a tallar.
  4. Empezamos por los bordes exteriores. La idea es que cada linea que hemos marcado a lápiz ha de ser tallada como si hiciéramos una pequeña carretera. El movimiento ideal es de abajo hacia arriba y verás que la cuchilla desliza con suavidad. Quizás al principio te cueste cogerle el punto pero en nada habrás adquirido destreza, ya verás.
  5. A continuación talla las líneas internas, como si las estuvieras dibujando. 
  6. Cuando hayas acabado, cambia el cabezal por uno de cuchilla plana o utiliza un cúter y con muchísimo cuidado para no cortarte retira el sobrante del sello, todo aquello que no forma parte del borrador, de manera que quede la figurita en sí misma.
  7. Limpia la pieza con un pincel grueso, retirando las partículas sobrantes.
  8. Tu pieza ya está casi lista, ahora hay que probarla. Agárrala con la mano y presiónala sobre la almohadilla de tinta y haz una prueba de impresión sobre papel. Haz los retoques necesarios.

Ya tienes listo tu sello. Para lavarlo, simplemente usa agua y jabón.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados